Testimonios

«Nunca te dejaré»

Considero que la Fe es el mayor regalo que Dios me ha dado, a través de ella soy consciente de todo lo que puedo amar. Porque creo que ese es mi fin en la Tierra, para eso estoy aquí, para vivir AMANDO.

Reconozco que muchas veces caigo en el pecado, pero no hay mayor gracia y paz interior, que la que sensación de sanación que siento tras una buena confesión. Es en ese momento cuando más cerca De Dios me siento, hasta el punto de que ojalá pudiera llegar a expresarlo con palabras.

En mi día a día, me encanta unirme a Dios a través de la Virgen María, ella que tanto le cuidó y le quiso, Ella que le vio morir en la Cruz por todos… María me hace acercarme a Dios a través de su amor de madre, un amor gratuito. Ella me dice: Nunca te dejaré”.

Rezar a diario el Rosario, hace que crezca espiritualmente, son mis escalones hacia el Cielo, y cada mañana le regalo a María mi día. De esta manera cada día es una nueva oportunidad de amar.

He tenido que caer, y muchas veces en lo mismo, para ser consciente de que Dios ha estado siempre a mi lado, que siempre ha querido lo mejor para mi incluso llevándose al Cielo a unos de los pilares de mi vida.

Ahora me siento profundamente privilegiada de tenerlo ahí arriba. Dios nos cuida tanto, y su amor es tan infinito que he tenido que sufrir para darme cuenta de que el Señor en la Cruz: “Amó más que sufrió” esas palabras resuenan a diario en mi corazón.

Entregarme día a día y servir a los demás es lo que intento, con la ayuda siempre de Dios porque a su lado todo me resulta más fácil.

Acudo al Señor, no solo para pedir, al revés, eso es lo último que hago, creo que siempre tengo que dar las gracias porque todo lo que tengo es gracias a Él, siempre pienso que tengo que vivir agradecida porque todo es un regalo desde el momento que fui concebida hasta hoy.

Considero que ver a Dios en los demás es una gracia, y me encanta poder verlo a través de mi familia y amigos, porque cada acto de bondad o gratitud que tienen hacia los demás o incluso hacia mí, considero que es Dios a través de ellos, porque únicamente en esta Tierra somos instrumentos para dar la luz de Cristo e iluminar a los que no le conocen con su amor.

Considero que la felicidad está cuanto más cerca de Él y María esté, habrá situaciones más complicadas y momentos de más estabilidad, pero a su lado siempre me mantendré fiel a su verdad, ¡al AMOR!

Considero que aspirar al Cielo es lo mejor que puedo hacer en mi vida, es el camino de la salvación, una entrega de corazón.

Soy una afortunada, a veces soy consciente que soy la Hija Amada De Dios, solo puedo mirarle y dar gracias.

Ana Molina Martín-Sacristán.

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú