Entrevistas

Eva María Fernández: Testimonio de Fe en la enfermedad

Hoy tenemos la gran suerte de poder entrevistar a Eva María Fernández, autora de Un viaje sin equipaje.

Lo primero, Eva, ¿Cómo te ha dado por escribir tu experiencia de encontrarte con Dios? ¿Tienes costumbre de escribir? 

Escribo desde los siete años. Para mí escribir es como respirar, es una necesidad vital. No entiendo mi vida sin la escritura. Escribí un libro llamado “ Un viaje sin equipaje”, después de llevar cuatro años luchando contra el cáncer de mama que me diagnosticaron en el 2017. Atravesar la enfermedad, ha cambiado mi vida y mi relación con Dios. De ahí la necesidad de contar mi experiencia de fe en este libro: para poder consolar a otros, como Cristo me ha consolado a mí.

Eva, para encontrar a Dios ¿Hay que arriesgar?

Por supuesto, ya que no podemos encontrar a Dios si no vamos soltando, poco a poco ,todo a lo que nos hemos aferrado. Cuando uno va perdiendo todo ese “equipaje” que arrastramos (egoísmo, soberbia, reconocimiento, juicios …) es más fácil encontrar a Jesús en nuestra vida. Vamos haciendo hueco en nuestro corazón para ÉL. Si no arriesgamos, no podemos encontrar a Jesús. Arriesgar, implica siempre un perder algo, para ganarlo todo.

¿Cómo han cambiado las cartas al cielo que enviabas cuando eras niña de las que escribes hoy?

Lógicamente, mis cartas de ahora no van al buzón, pero la confianza en Dios es tan fuerte como cuando era niña. El proceso de enfermedad, me ha regalado un corazón de niña, que sabe que su Padre correrá a abrazarla cada vez que se caiga. He perdido muchas capas de mi corazón en el proceso de esta enfermedad; cada capa era un yugo, una esclavitud más a la que el mundo me tenía aferrada. Ahora puedo decir, que por primera vez en mi vida, me siento libre.

Eva ¿Crees que tenemos miedo a Dios? ¿Al sufrimiento, al dolor? ¿Cómo podemos afrontarlo? ¿Cómo lo has hecho tú

Pienso que esta sociedad, esconde el dolor y el sufrimiento porque no encaja con la vida de “éxito” que el mundo nos vende. Yo he afrontado el dolor y el sufrimiento desde la mirada de Cristo. Desde esa mirada compasiva y misericordiosa de Jesús he vivido la enfermedad; hasta llegar a entender que en la adversidad, Cristo no nos abandona y nos abraza con los brazos del hermano.

Por otro lado, esta sociedad individualista, donde todo depende del hombre, no necesita a Dios. Sin embargo, la sociedad sufre depresión, ansiedad , tristeza.. porque ha hecho desaparecer a Dios de su existencia. De ahí ese vacío existencial, que nunca logrará llenar al margen del Señor.

¿Cómo podemos ver la Cruz como un regalo?

Jesucristo nos salvó con la cruz y nosotros no podemos llegar al cielo sin ella. El Señor nos dice: ”El que no carga con su cruz y me sigue no es digno de mí”( Mateo 10.38). La cruz es el regalo que Dios nos da para llegar a ÉL. De como la llevemos y aceptemos depende nuestra salvación.

Eva, has visto ya a mucha gente partir ¿Crees que debes darles voz a los que ya no están?

Así lo creo: hay una meditación en el libro llamada “ La luz de la enfermedad” donde hablo de las personas de mi entorno que se ha llevado el cáncer y del testimonio de fe que me han dejado. Esas personas ven amanecer desde mi retina y viven en mi corazón, pues han sido los brazos de Dios en mi proceso de enfermedad. Ellos seguirán dando luz desde el cielo, e intercediendo por los que aún estamos en camino y no hemos llegado a la meta.

Antes de terminar nos gustaría que dieras un consejo a esos chicos/as jóvenes que sólo viven para la noche del viernes ¿Qué es lo que ha aprehendido en este tiempo de búsqueda y encuentro con Dios? ¿Merece la pena el esfuerzo de buscarle?

Yo les diría a los jóvenes que no se dejen cegar por las luces de neón del mundo, porque al final solo queda humo. Nada de lo que el mundo les ofrece, les podrá sustentar, porque todo tiene fecha de caducidad: la belleza, el éxito, los títulos y posesiones y hasta el amor humano puede fallar. La vida es un viaje que tiene por destino encontrar a Dios. El día que lo encuentras, lloras por los años que viviste sin Él. Ese encuentro te cambia la vida. Por fin entiendes que la felicidad no depende de tus propias fuerzas y recursos. Te das cuenta que hay alguien más, que te ama de forma incondicional y que te acompañará siempre.

Terminamos ya Eva. Hay muchísimas preguntas que nos gustaría hacerte a raíz de la lectura de tu libro y por eso te esperamos para un directo en el Instagram de Jóvenes Católicos.

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú