Testimonios

La felicidad de llevar día a día el Evangelio

Estas palabras de san Juan Pablo II calaron hondo en nosotros: «Ser santos es la única forma de llegar al cielo». Somos Paula y Moisés, de san José (Costa Rica).

Nuestro camino inicia una mañana de un miércoles hace dos años, la idea de un proyecto digital en donde pudiéramos enseñar nuestra fe católica a más jóvenes como nosotros: «id por el mundo y prediquen  el evangelio a toda creatura». San Mateo 28:19 dio paso a este proyecto jovenessantos. La felicidad de llevar día a día el Evangelio

De dar a conocer nuestra fe, a la vez aumentó en nosotros la fe, avivó la esperanza, el amor, fortaleció los valores, aumentó la caridad, el amor al prójimo y la misericordia.

«Cuando sientas que ya no sirves para nada, todavía puedes ser Santo». San Agustín.

En ocasiones podemos llegar a sentir que no tenemos fuerzas para avanzar,  por las circunstancias de la vida, y los acontecimientos inesperados, por las adicciones, problemas diarios, tragedias. Sin embargo llegar a la santidad requiere perseverancia.

«Los santos no son superhombres. Son personas que tienen el Amor de Dios en su corazón y comunican esta alegría a los demás». Estas palabras del Papa Francisco, nos invita a que viviendo el amor de DIOS podemos con alegría llevar su mensaje, ese el motor que nos impulsa cada día. La santidad no es un lujo de unos pocos

Decía la madre Teresa de Calcuta: «Todo podemos llegar a ser santos, pero requiere de nosotros una voluntad plena de amar a DIOS».

San Juan nos dice que DIOS es amor, Él HABITA en nosotros cuando estamos en Gracia  y para esto es necesario un corazón libre para amarlo solo a Él y a través de nosotros se puede reflejar Él.

Hemos aprendido en este camino, que ciertamente hace falta más compromiso de nosotros como católicos con nuestros hermanos, aquéllos que no tienen qué comer, dónde vivir, o un techo para vivir!, que es necesario conocer más de nuestra fe, dar buen ejemplo de cristianos!

Muchos hermanos no cristianos, ateos, agnósticos, no se acercan a la Iglesia porque no la conocen y nuestra labor es dar a conocer nuestra fe, dar razones de ella, siempre que prime el amor en la enseñanza de nuestra fe.

Lo más hermoso de la vida es trabajar para DIOS, en cada circunstancia de la vida Él nos muestra que no estamos solos y, como le dijo a sor Faustina, Él nos lleva por un camino que sólo Él conoce

«La santidad no consiste en saber mucho ni en mucho meditar; la santidad es un secreto: el secreto de mucho amar» (Santo Tomás de Aquino). Santo Tomás resume en estas palabras lo que es la santidad: Amar mucho a DIOS, amándolo a Él hacemos su voluntad y ahí está el secreto para ser santos.

No olvidemos que el cielo es la meta, es ahí en donde esperamos vernos

Paula y Moisés

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú