Rincón de Pensar

Coach espiritual

En mis inicios de jugador de pádel un buen amigo me dijo: si quieres mejorar necesitas un coach.

Mi nivel de pádel no era malo, pero no evolucionaba. Hice caso a mi amigo y busqué un coach. Al principio me fue bien, pero a los pocos meses las clases no servían para nada con lo que le dije a mi amigo: Oye, voy pero ya no me sirven. Mi amigo me preguntó: ¿Quién es tu profesor? Le dije el nombre y me contestó: es bueno, pero si quieres mejorar tienes que ir al mejor.

En la vida interior nos puede pasar lo mismo. Tenemos que buscar un coach espiritual y tiene que ser el mejor porque nos estamos jugando: mucho.

El mejor es aquel con el que podamos mostrar con enorme confianza los vicios y defectos que tiene nuestro juego y que él, con paciencia, pueda ir limándolos y enseñándonos cosas nuevas.

El progreso en la vida interior, como en el pádel, requiere tiempo. Por eso, no hay que ser impaciente con nuestro coach. Él, puede que vea nuestra evolución y hasta dónde podemos llegar, pero hay que dejarle trabajar y eso, aunque nos cueste, supone ir todas las semanas al entrenamiento.

Robert Tyrrel

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú