Cambiar el mundo

La creación nos habla de amor

Sólo hace falta que miremos un minuto al cielo, al sol, a las flores del balcón, que sintamos la brisa, que escuchemos la lluvia, que disfrutemos de un atardecer, que toquemos la tierra o que caminemos en silencio por la calle contemplando lo que nos rodea para al fin descubrir a un Dios que todo lo mueve, que está, que es certeza, pero a la vez misterio de amor.

Dios está, presente, compañero, cercano y nos habla de amor con amor, con misericordia. Dios está. Es todo en todos. Nos abarca, nos supera, nos abraza, se nos derrama en su infinita bondad. La creación, obra de Dios, es todo eso, bondad infinita y belleza que se nos derrama. Hace falta que nos detengamos, que apaguemos la locura que a veces nos invade y nos confunde para poder contemplar, valorar y abrazar despacio todo lo que nos ha sido dado por amor.

Necesitamos sencillez del corazón para poder decir como lo hacía San Francisco de Asís: “Alabado seas mi Señor”, al reconocer el regalo y el tesoro inmensurable que significa la creación. Todo en ella nos habla de la inmensidad del amor que Dios nos tiene. Necesitamos una mirada que llegue a las profundidades, que no se conforme con la superficialidad, una mirada que se anime a encontrar el sentido. Porque, aunque no parezca, todo tiene sentido en el plan de Dios. Reconocerlo en la creación nos descubre una invitación a contemplarlo todo con los ojos de la fe.

En este camino es importante que nos demos cuenta de la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene en cuidar todo lo que nos ha sido dado por amor. Cuidar la creación no puede ser la moda o la tendencia de una u otra generación, es algo mucho más hondo, es un llamado que nos invita a vivir conectados unos con otros, a reconocernos humanidad, familia y a generar un cambio genuino que surja desde la convicción de que estamos llamados a ser custodios de nuestro entorno, no desde un activismo vacío sino desde una vocación a vivir el amor en todas las dimensiones de nuestra vida.

La creación nos habla de amor ¿Lo habías pensado alguna vez?

Claudia Enríquez

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú