Noticias

Vocación temprana, decisión tardía.

D. Luis María Salazar es un sacerdote diocesano, párroco de la Iglesia de S. Félix de Valois, de Jaén. colaboro como profesor en el seminario Diocesano y en la Facultad de teología de Granada. Ha compartido su testimonio vocacional en una entrevista que le han hecho en Testimonio de Amor.

Los primeros recuerdos de su vocación se remontan a su infancia (7 u 8 años) cuando empecé a ser monaguillo en la catedral de Baeza (Jaén) junto a un sacerdote que para él fue un gran ejemplo. Junto a él se familiarizó con la celebración de la Eucaristía, la oración personal, la Adoración Nocturna, la dirección espiritual y con la búsqueda de la voluntad de Dios.

«Aún así, cuando llegué a tomar la decisión de mis estudios, el miedo me paralizó y prefería comenzar la carrera de medicina», afirma.

«Mientras estudiaba medicina, participé en las catequesis de las comunidades neocatecumenales y allí cambió mi visión sobre la vocación cristiana. No se trataba de entregar la vida a Dios. Mi vida ya estaba entregada por el bautismo. Se trataba de descubrir donde quería Dios poner esa vida que ya le pertenecía por completo. Ese descubrimiento de la vocación laical reverdeció aquellos impulsos de mi infancia que hacían atractiva para mí la vida del sacerdote. Al terminar tercero solicité al obispo la entrada en el seminario de mi Diócesis».

Puedes leer este testimonio completo en Testimonio de Amor

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú