Noticias

El cura que confiesa en la calle

El sacerdote Michele Madonna, párroco en Nápoles de Santa María di Montesanto, no lo ha dudado y ha puesto un confesionario en la calle. La pandemia, con el confinamiento, sumada a la secularización imperante ha hecho que cada vez entre menos gente a la iglesia para asistir a Misa o para confesar.

“Lo hago por dos motivos: en el Evangelio Jesús pide evangelizar, ir al pueblo, y también porque el Papa Francisco habla de un ‘hospital de campaña’. Como salen las ambulancias a llevar a los enfermos, yo también quiero salir al encuentro de la gente porquepienso que hoy la pobreza más grande es no tener a Dios”, explicaba este sacerdote y recogía Religión en Libertad.

Sale vestido con su ropa litúrgica yendo su presencia más allá de impartir los sacramentos. “Cuando bajo a la calle a confesar noto la necesidad de Dios en la gente, nunca tengo un minuto libre cuando estoy allí: muchos sienten al verme la necesidad de acercarse al Sacramento. Ha venido gente que se había unido a sectas satánicas, miembros de la Camorra… He visto a gente perdonando de corazón a los asesinos de sus padres…”

Puedes leer este testimonio completo en Religión en Libertad

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú