Entrevista al sacerdote que participó en Masterchef Celebrity

0
331

Hoy tenemos la suerte en JC de entrevistar a Juan Andrés “Gordo” Verde, sacerdote y, recientemente, finalista de Masteschef Celebrity.

Es un gustazo poder estar en contacto con cada uno de Uds y con la gran familia de JC!

Juan Andrés, además de felicitarte por el concurso, lo primero es preguntarte ¿Cómo descubriste tú la vocación al sacerdocio?

Descubrir la vocación fue un proceso. No se dio de un día para el otro ni de forma “mágica”.  En ese momento tenía novia (4 años de novios) una chica muy buena y con gran espíritu misionero.

Yo Jugaba al rugby representando a Uruguay en el equipo Nacional. Estudiaba veterinaria y me iba muy bien. Pero algo faltaba. Comencé a sentirme “vacío”. Tenía todo pero aún así no era feliz. Fue entonces que decidí tomarme lo que acá llamamos “un año sabático”. En ese año me fui como misionero a una obra SALESIANA en el medio del campo, donde chicos pobres vivían allí y aprendían oficios para salir adelante. Ese año me cambió la vida. Me encontré con Jesús a través del servicio a los más necesitados. Descubrí un Dios Amigo, cercano, que me conocía y quería mi felicidad. Dejó de ser “algo” para ser “Alguien”. Desde entonces comenzó un proceso donde paulatinamente fui descubriendo que Dios me llamaba a ser Sacerdote. Hasta mi propia novia me llegó a escribir una carta diciéndome que me veía feliz por ese camino. Hoy con 32 años, llevo 4 años de sacerdote y puedo decir que nada me ha hecho más feliz en la vida, que “haberme puesto la pilcha de Cristo” como sacerdote.

Nos puedes contar algo de tu grupo juvenil Cirineos ¿Qué labor hacéis?

Actualmente soy vicario de jóvenes en la Parroquia Stella Marís. Allí me toca acompañar un grupo excepcional. Entre las diferentes propuestas, alcanzamos a unos 700 jóvenes. Cireneos surge como parte de un programa Misionero de los jóvenes de la parroquia. Con ellos misionamos diferentes barrios populares como Felipe Cardozo (Basurero Municipal) o Santa Eugenia.  Este grupo en concreto busca brindar un techo digno para familias que viven en máxima precariedad. En pisos de barro, techos de Chapa , sin baños ni ventanas. Hemos logrado de diferentes formas juntar fondos para los “hogares containers” que son casas en containers, con 2 dormitorios, baño y cocina.  Un sueño para cada familia que lo recibe. Cada hogar tiene un costo de 9500 dólares americanos y hemos logrado llegar a 50 familias. Aspiramos a cubrir las 240!

Con los Cireneos y los vecinos del barrio hemos construido una capilla donde se brinda la celebración de la Palabra, los oratorios de niños, el apoyo escolar y varias propuestas más que involucran a todos los niños del barrio, diversos jóvenes y adultos y a varios jóvenes de nuestra parroquia

Juan Andrés y ¿Cómo nació la afición a la Cocina?

La afición a la Cocina se dio más bien para aprovechar una oportunidad única de poder difundir nuestra obra y fe a raíz de una invitación a Masterchef. Solía cocinar en campamentos, retiros y ollas populares. Pero no en una cocina tan sofisticada para paladares tan selectos jajaja.

Pero cuando la razón es grande, la motivación es fuerte, no hay barreras que nos detengan! Un pone todo y Cristo se encarga de lo necesario.

En la final de Masterchef le dedicaste un plato a Juan Pablo II ¿Por qué?

Jamás pensé que podría llegar a la final. Fue una verdadera oportunidad para transmitir un mensaje de fe y esperanza, habiendo podido visibilizar la causa.

Como plato de entrada pude hacer un “vitel toné” comida típica en nuestro país para la Navidad en familia. Como principal fue una “Polenta cremosa  Mar y tierra”, ya que la Polenta es un producto que llega con facilidad a todos los hogares (ricos y pobres) me gustaba el hecho de que el plato del cura llegue a todos, ya que el mensaje del Evangelio es para todos. Y quien recorrió mar y tierra fue nuestro querido Papa JPII – así pude vincularlo con el postre. La “Papiwzca Kremowka” era su postre preferido. Intenté hablar de la santidad, del testimonio del Papa y mostrar algo diferente de nuestra Iglesia Católica.

Una gran curiosidad, en las semanas de grabación del programa ¿Cómo lo compatibilizaste con tus ocupaciones pastorales? Y ¿Cómo ha sido tu relación con la televisión? ¿Se llevaron una gran sorpresa tus compañeros por tu alegría?

No fue nada fácil. Honestamente fue un enorme desafío y también un desgaste. Pero el Espíritu Santo nos sostiene. Tengo un párroco excepcional que ha sido un gran apoyo. También mi otro hermano sacerdote con quien convivo, que supo “suplirme” en algún compromiso sin cumplir. Cuando uno está acompañado por una gran familia, puede llegar más lejos !Cuando vi que avanzaba en la competencia, comencé con clases de cocina. Por temas pastorales los horarios que pude poner las clases eran de locos! Llegue a tener clase de cocina a las 11 de la noche! Pero el sacrificio lo valió! En la Tv me sentí muy respetado tanto por los productores como por el equipo de famosos concursantes. No es común en nuestro país tal respeto hacia los sacerdotes, pero creo que eso fue un regalo de Dios. También un gran honor que todo el equipo de cocineros haya venido un domingo al barrio para cocinar Mil Milanesas y un arroz Criollo a las familias más humildes. Luego de eso, valoraron distinto el hecho de que estuviese grabando estos programas y hasta tomaron la frase que me acompaña desde el seminario, como frase de cabecera: “hasta el Cielo no paramos”!

Siendo un grupo de reconocidos famosos en diferentes rubros de nuestro país, tan diversos en nuestras creencias y con ideologías tan distintas, pero la cocina nos terminó uniendo en un plan que no dudo, fue para gloria de Dios.
La final la ganó Paulita, una gran actriz uruguaya que ganó en Ley! Creo que hasta en eso Dios fue grande conmigo. El barrio recibió todo su apoyo y reconocimiento. Entiendo que como cura, pude llevar el mensaje que tenía que llevar. Y el segundo puesto me sienta bien. Mucho mejor que el primero! No quisiera que ningún “título” compita con el sacerdocio ministerial que es un regalo de Dios tan inmenso como inmerecido. Abandono las cocinas de MasterChef, pero con su ayuda, espero seguir “cocinando” almas para el Cielo!

Muchísimas gracias Juan Andrés por haber podido dedicarnos tu tiempo. Sabemos que ahora estas descansando y por eso te agradecemos, de nuevo, tu esfuerzo por responder.