Una solución en tiempos de crisis: animadores de Comunidades cristianas

0
116

La falta de vocaciones religiosas y la reducción del número de sacerdotes en activo obligan a la Iglesia aragonesa a recurrir, cada vez más, a personas laicas comprometidas con su fe para realizar en las parroquias de pueblos y ciudades las tareas pastorales a las que no llegan los curas, publica El Periódico de Aragón.

Se trata de seglares designados por los obispos en calidad de animadores de la comunidad cristiana en ausencia de presbítero. No son sustitutos de los sacerdotes, sino que ayudan a la labor pastoral.

«Lo realmente importante es llevar el Evangelio y la comunión a los vecinos, hacerles sentirse queridos por Cristo y por su Iglesia», afirma una de estas personas. Por supuesto, no pueden celebrar Misa ni administrar determinados sacramentos, aunque sí pueden presidir una boda, bautizo o entierro.

Puedes leer este artículo completo en El Periódico de Aragón