Se abre la causa de canonización de Víctor Rodríguez, un hombre de campo enamorado de Dios

0
322

«Que a mi hermano le abran el proceso de canonización me parece normal, sabiendo como vivía», dice Juan Luis Rodríguez, carmelita y hermano de Víctor Rodríguez, un sencillo hombre de campo, padre de diez hijos, cuya causa acaba de ser abierta en la diócesis de Valladolid.

Portaluz ha recogido el testimonio de un hombre generoso y enamorado de Dios. Casado a los 23 años, tenía un negocio de gallinas en Medina del Campo. Allí entró en contacto con el Carmelo y se hizo carmelita descalzo seglar.

Le sobrevino una ruina y «ese fue el momento de su conversión», confiesa su hermano. «Cambió de vida radicalmente. Si antes le gustaba vivir bien y fumarse buenos puros, a partir de entonces entregó toda su vida al Señor, con confianza total».

Su fe se acrecentó de modo exponencial. Comenzó a orar mucho. Se implicó en los Cursillos de Cristiandad y entró en la Adoración Nocturna, donde «se pasaba rezando la noche entera, no solo unas horas. Era algo fuera de serie»

Trabajaba horas extraordinarias para dar de comer a los pobres.

Dice su hermano, que conoce ya varios favores atribuidos a su intercesión, «algunos verdaderos milagros. ¿Cómo no los va a haber? Lo de Víctor merece ser contado y conocido».

Puedes leer este testimonio completo en Portaluz