Que la Estrella de María nos ilumine siempre

0
100

Seguro que Gaudí, desde el cielo, contempló emocionado ese momento.

El Papa Francisco se unió a la basílica de la Sagrada Familia, por la celebración del encendido de la torre de María, además de la solemnidad de María Inmaculada.

“Nos ilumina desde hoy, esta estrella que el arquitecto Antonio Gaudí soñó que coronaría la torre de la virgen María.

La Virgen María es la estrella de la nueva evangelización, por eso, elevando nuestros ojos a la estrella que corona la torre, les invito a que contemplen a nuestra Madre, porque cada vez que miramos a María, volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño.

Hoy celebramos la solemnidad de María Inmaculada. Ella sí que es una obra maestra. En perfecta sintonía con el designio de Dios sobre Ella, la Virgen María se convirtió en la más alta, humilde, dócil y transparente ante Dios. Gaudí quiso que este misterio coronara el portal de la fe, para que al desgranar la oración a la Santísima Trinidad, aprendiésemos a ser como María, Templo de este misterio y a dar culto a Dios en espíritu y en verdad.

El evangelio de San Lucas se refiere a Ella como la “llena de Gracia”, sintiendo siempre su presencia materna y entrañable. Ella está llena de la presencia de Dios, que se ha hecho carne en su seno. Por eso, Gaudí también la coloca en el centro del portal de la caridad, ofreciéndonos al niño Dios bajo la atenta mirada de San José, para que entremos en su Iglesia inflamados de amor a dios y a los hombres.

Os animo a que sigan el ejemplo de la Virgen María con gestos cotidianos de amor y de servicio. La belleza inmaculada de nuestra Madre es inimitable y, al mismo tiempo, nos atrae. Que esta estrella que brilla desde hoy, os ilumine para que, desgranando las cuentas del rosario, digan “Sí” de una vez para siempre, a la Gracia del Señor y den un “No” rotundo al pecado.

Que Santa María vele, con su estrella luminosa, por las familias. Ella, formando la “Sagrada Familia” de Nazareth, junto al niño Jesús y San josé, vivió situaciones similares a las de tantas familias.

Que esta estrella encendida de la torre de la Virgen también nos ilumine, irradiando por doquier, la alegría del Evangelio.

Que la Virgen María, nuestra Madre Inmaculada, les cuide”.

Marienma Posadas