Rezamos por el drama del mar #Rezamos contigo

0
34
Foto: Mikel Agirregaribia

Es un goteo interminable de vidas rotas a lo largo de la ruta canaria. El último, el de un recién nacido de apenas dos meses, informa Avvenire. Murió de frío en los brazos de su madre en un bote de goma abarrotado de migrantes a merced del océano, azotado por ráfagas heladas de viento y agua.

Más de 230 personas, de origen subsahariano, entre ellas 55 mujeres y 8 niños, fueron desembarcadas en el puerto de Rosario, al norte de Fuerteventura. Entre ellos, la madre del recién nacido. Otras 52 personas, entre ellas 25 mujeres y 15 niños, desembarcaron en el puerto de Gran Tarjal.

Una masacre sin fin: el 14 de noviembre la Guardia Costera había recuperado los cadáveres de 8 personas, a 65 kilómetros de Gran Canaria, en un barco a la deriva. En octubre un niño de 6 años fallecía también en brazos de su madre.

Puedes leer esta noticia completa en Avvenire