Rebeca Rocamora Nadal nació en 1975 en Granja de Rocamora (Alicante), España, en ambiente de familia cristiana. Era una niña de carácter dócil y pendiente de las necesidades de los demás. Después de la Primera Comunión le sobrevino una enfermedad, que aceptó con entereza, sin perder la sonrisa.

Cuando se recuperó, recibió la Confirmación y se hizo catequista en su parroquia. Pero la enfermedad, grave, vuelve a aparecer y ella la vive abrazada a la cruz con mucha fe, alegría y y unida a la Voluntad de Dios. Cuando le decían que pidiese la salud: “es que el Señor ya sabe que, si conviene, me la tiene que dar. Yo sólo le pido que me aumente la fe”.

Finalmente fallece en 1996, en la Solemnidad de Pentecostés, a los 20 años de edad. Ante la petición de un importante número de personas, se inició su Proceso de Canonización en la diócesis de Orihuela-Alicante “para que su ejemplo sirva de estímulo para la juventud, y en concreto, para los catequistas”.

Puedes leer la historia completa de Rebeca en la cuenta de Instagram de @jovenessantos

Artículo anteriorMi conversión camino a Santiago
Artículo siguienteRezamos por Claudia #Rezamos contigo