Hoy tenemos la suerte en JC de entrevistar a Juan Manuel Cotelo que, como es conocido, entre sus muchas facetas es director de cine.

Juan Manuel, antes de hablar de tu nuevo proyecto que se estrena este próximo 3 de diciembre, queríamos preguntarte: Después de ser uno de los grandes pioneros del documental religioso en España ¿Te sientes orgullo de ser uno de esos iniciadores? ¿Qué papel puede seguir desempeñando el documental religioso en el cine?

No me siento orgulloso de nada. Procuro evitar cualquier atisbo de orgullo, en cualquier faceta de mi vida. Satisfecho, feliz, agradecido… sí. Orgulloso, no. La persona orgullosa mira por encima del hombro a los demás. Espero no caer en ese defecto que hoy se presenta como virtud.

¿Ha sido para ti un gran cambio el pasar del documental religioso a la película familiar? ¿Por qué este cambio?

Mi primera película como guionista y director no fue un documental, sino un largometraje de ficción. Y durante diez años años trabajé en series de ficción y entretenimiento, como actor, presentador, guionista y director. Por tanto, ahora no he cambiado, sino que he vuelto a hacer lo que hice durante años. Aunque en realidad, no veo muchas diferencias entre la ficción y el documental. Ni entre la pantalla grande y un teléfono móvil. Las diferencias no son esenciales, puesto que todo consiste en contar una historia, a través de un cuadro, con imágenes y sonido. Con actores o con personajes reales, con cámaras pequeñas o grandes, con más o menos presupuesto, con más o menos gente en el equipo técnico… pero al fin y al cabo lo único que importa es la historia que se cuenta. El formato surge de la historia que se quiere contar. Hay historias que son más aptas para la ficción que para el documental. Algunas dan para una serie y otras para un formato de 5 minutos. Hay formatos magníficos para internet, otros son apropiados para la TV y otros para el cine. Del fondo surge la forma más adecuada a cada relato, y el canal de exhibición. Así lo entiendo yo.

Vayamos ya con la nueva peli Tengamos la fiesta en paz ¿En quién te has inspirado para hacer la película?

En mi propia familia y en las familias que conozco: mis amigos, mis compañeros, mis vecinos…

¿Qué mensaje te gustaría que llegara a las familias que vayan al cine para ver Tengamos la fiesta en paz?

Un mensaje de esperanza: podemos amarnos en las familias, y no es cuestión de buena o mala suerte, sino de servirnos unos a otros, de sacrificarnos unos por otros, de perdonarnos y pedirnos perdón.

Bueno; Juan Manuel, no te vamos a molestar más porque estarás con la promo de la película. Te deseamos muchísima suerte en el estreno y esperamos que se llenen los cines.

Artículo anterior«El sentido sobrenatural ayuda a digerir muchas cosas». Manuel Álvarez, psicoterapeuta
Artículo siguienteLa mejor alumna de ciencias estudió en un colegio del Opus Dei