Hoy nos han pedido que recemos por Manolo porque está atravesando una situación muy dura, sufriendo muchísimo, y además se encuentra muy solo.

La situación es la siguiente: Manolo estaba casado y tenía dos hijos. Hace ya un tiempo el matrimonio se separó de una manera bastante traumática y esto le hizo sufrir mucho. Pero sin duda lo peor es que su hijo mayor, un niño bueno y dulce, falleció de leucemia cuando sólo tenía 14 años.

Pero la cosa no queda ahí, cuando al cabo de unos años del fallecimiento de este primer hijo, le diagnosticaron otro cáncer al segundo cuando contaba con 18 o 19 años y estaba estudiando la carrera universitaria. El pasado mes de julio falleció también y estaba tan desolado, tan solo y hundido, que no se lo dijo a nadie.

Os pedimos que recéis por Manolo para que el Señor le ayude, le muestre su rostro, su misericordia y le dé todo el consuelo que necesita.

Artículo anteriorTestimonio: ¡Hoy nos casamos!
Artículo siguienteHistoria de una generosidad sin límites