Hoy tenemos la suerte en JC de entrevistar a Juanma que participa en el proyecto Juventud protectora de Ermitas.

Juanma, ¿Cómo nació el proyecto y a que se dedica?

La Juventud Protectora nace en el seno de la Asociación Amigos de Las Ermitas en torno al año 2010, conformándonos como rama juvenil de la misma. Empezamos un grupo de cinco amigos y actualmente somos casi 250 jóvenes comprometidos en la causa del apostolado, la oración y la acción.

Nuestra principal misión es el culto al Sagrado Corazón de Jesús y la Virgen de Belén. Tenemos el deber de difundir esta devoción en todas partes con nuestra palabra y ejemplo. En el plano de la acción nos organizamos fundamentalmente en dos ramas:

Protección del patrimonio: Somos una juventud que protege lo que le ha sido entregado, de ahí nuestro nombre. La restauración y el mantenimiento de Las Ermitas de Córdoba es nuestra principal tarea. Pintura, arreglo de muros, recogida de basura, etc. Además nos responsabilizamos del correcto funcionamiento de nuestros actos, conformando la sección de seguridad durante el desarrollo de los mismos dentro y fuera de Las Ermitas.

Acción social: Dentro de la Juventud Protectora existe un núcleo llamado “Auxilio Ermitas”, cuyo fin único y exclusivo es la búsqueda de soluciones para todo aquél necesitado que lo requiera. Recogida y reparto de alimentos o ropa, clases particulares a niños sin recursos, catequesis, amparo a mujeres que contactan con nosotros pensando en abortar, quitar pintadas blasfemas, bolsa de trabajo, arreglos, etc. Tenemos claro que solo vale quien sirve y es fácil tanto contactar como contar con nosotros.

Hemos leído que hace unos años fuisteis candidatos al premio Mutua Madrileña ¿Cómo repercute vuestra actividad en Córdoba y fuera?

En la Asociación Amigos de las Ermitas somos mas de 1500 socios, una pequeña parte de ellos son de diferentes partes del mundo, desde Alemania hasta Estados Unidos. Pero por no ponerme peliculero debo afirmar que el grueso de nuestra militancia activa es española y principalmente cordobesa de los pies a la cabeza. Nuestras filas están abiertas a quien quiera defender con alegría la Fe, el patrimonio y al prójimo, es decir, al próximo. Por eso, amando lógicamente a España, entendemos que no hay mayor acto de patriotismo que el de la lucha por el que tienes justo al lado. Por supuesto no se puede errar en el sectarismo del amor por el terruño de tu barrio como cayendo en una especie de mini nacionalismo hortera, pero tampoco en la entelequia del internacionalismo cosmopolita, porque todo a la vez no se puede. Ser ciudadano del mundo a algunos les suena muy guay, pero para ello hay que tener tiempo y pasta. Nosotros de ambos vamos demasiado justos.

Por eso, en resumen, procuramos que en Córdoba nuestra repercusión sea contundente. Mas por el testimonio personal que por las redes sociales. Creo que se nos conoce. ¿Fuera? De verdad que ni idea. Lo importante es que lo que hacemos agrade a Dios y a Nuestra Madre.

Ahora habéis emprendido el proyecto de ayudar a las monjas del Oasis ¿Podéis contarnos la iniciativa?

Efectivamente. Hace poco tuvimos el honor de que nos llamaron las monjitas del Oasis para varear sus aceitunas, algo que nunca habíamos hecho. El Presidente de la Asociación rápidamente convocó reunión de emergencia y desde la Juventud Protectora organizamos el grupo de valientes.

Hemos recogido una tonelada y el trabajo ha sido mas que satisfactorio. Si ha podido llevarse a cabo esta acción es gracias a la ayuda de Jose María Cabrera y su cuadrilla, que pusieron experiencia y el material apropiado. Trabajaron codo con codo junto a nuestra Juventud Protectora. De no haber sido así, las monjas habrían tardado varias semanas en recoger esta cantidad. Nos alegramos mucho de que desde la Asociación Amigos de las Ermitas hayamos podido echar una mano. Aquí nos tienen las monjas para lo que necesiten.

¿Cuáles son los futuros proyectos?

No parar hasta conquistar. Recogidas de basura en los caminos que llevan a Las Ermitas, mantenimiento y pintura de varios puntos, retiros juveniles, organización de las actividades navideñas, recogidas y reparto de alimentos, acto musical en honor a San Juan de la Cruz (A cantar maitines al cielo) con su correspondiente chocolatada tradicional, Misas de Navidad, mas todo aquello que continuamente surge y en lo que se solicita nuestra colaboración. Esto solo de aquí a fin de año. Por lo que el resumen está claro: los futuros proyectos son uno solo: no parar hasta conquistar. Hemos venido al mundo a quemarnos, ya reposaremos cuando muramos.

Muchísimas gracias Juanma por haber podido dedicarnos tu tiempo.

Las gracias a Dios siempre. Un abrazo.

¡Viva el Sagrado Corazón de Jesús!

Artículo anteriorSarah habla del futuro de la Iglesia
Artículo siguienteDominic Perrottet, un político comprometido