A punto de cumplirse dos meses del estallido del Volcán Cumbre Vieja de la isla de La Palma, El Debate ha podido entrevistar al Obispo de la Diócesis, D. Bernardo Álvarez.

Ha explicado que los sacerdotes de la zona están totalmente implicados en la atención, no sólo material sino también acompañando en el ánimo, a las personas que lo han perdido absolutamente todo.

A través de Cáritas han recibido dos millones de euros. «Los dos millones percibidos hasta ahora van, principalmente, para ir atendiendo las necesidades más inmediatas de los palmeros afectados. En cualquier caso, por lo que sé de las colectas que se están llevando a cabo en otras diócesis, es previsible que este fondo incremente. Afortunadamente estamos teniendo una muy buena colaboración de toda Canarias y también del resto de España, e incluso más allá de nuestro país.»

«Cuando el volcán acabe y, repito, Dios quiera que sea pronto, habrá que empezar una reconstrucción que supone lógicamente la implicación de todos, de la Iglesia, los vecinos y las administraciones.»

Puedes leer esta entrevista completa en El Debate

Artículo anteriorTestimonio vocacional de D. Santiago Carbonell
Artículo siguienteTENGAMOS LA FIESTA EN PAZ 👨‍👩‍👧‍👦 Una película que promueve la unidad familiar