En el marco del Congreso de Católicos y Vida Pública, entre otros, ha participado María San Gil,  una mujer valiente y de fuertes convicciones, ex concejal del PP en San Sebastián, cuando un terrorista de ETA entró, se acercó a la mesa y disparó varias veces a bocajarro hasta matar al político. Un retiro de Emaús y el Obispo de San Sebastián le reconcilió con la iglesia vasca.

Sobre el panorama actual afirma que “la corrección política supone que hoy no nos atrevemos a cuestionar la agenda ideológica o los debates que nos propone el Gobierno y los partidos que le apoyan. Quieren censurar a todos los que decimos cosas que les incomodan, molestan o impiden convertir a la sociedad en un rebaño manso, crítico y subvencionado”.

María San Gil instó a defender lo que uno cree y hacerlo con todas las consecuencias. “La defensa de los principios está por encima de cualquier interés. Los políticos tienen que pensar en el bien común, no en lo políticamente correcto”, señaló.

“Están destruyendo nuestros pilares de la cultura cristiana y no debemos quedar impasibles».  “Es el momento de que nos comprometamos todos en la defensa de nuestros fundamentos cristianos”

Puedes leer este testimonio completo en Religión en Libertad

Artículo anteriorTestimonio de conversión de Blanca Llantada
Artículo siguienteUnos la ven y otros no