Montse Gómez fue alejándose de la fe poco a poco, pero cuando dejó de practicar, se encontró sumida en una tristeza que no sabía de dónde venía. Durante un periodo en Francia, conoce al que hoy es su esposo y padre de sus hijos. Al llegar el momento de la Primera Comunión de su hijo mayor, Montse tiene un primer acercamiento al Señor. Pero lo que realmente la llevó a una completa conversión, fue un grave accidente que sufrió montando a caballo. El suceso trastocó todos sus planes, pero el Señor tenía preparados planes mucho mejores para ella. Descubre toda su historia en Cambio de Agujas.

Artículo anteriorX Simposio Internacional San Josemaría: «Libertad y Compromiso»
Artículo siguienteLo cristianos tienen que mostrarse con coraje y determinación