sábado, diciembre 4, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOSDios es siempre hoy

Dios es siempre hoy

Un poco por presentar, mi nombre es Elena, tengo 27 años y vivo en Granada.

Podría decirse que la fe en mi caso ha sido siempre un regalo dado sin yo haberlo pedido. Desde pequeña me han enseñado quien es Dios y lo he visto reflejado claramente en la vida de mis padres. Además de ello pertenezco a una comunidad perteneciente al Camino Neocatecumenal, donde recibo semana tras semana a través de la celebración de la palabra, de la eucaristía y de los hermanos el amor de Dios.

Y bueno, la fe no es algo que siempre sea fácil. Es curioso como el Señor me busca a mí para escribir un ´´testimonio´´ en este momento porque ni mucho menos soy la más indicada. Hay momentos en los que la fe se vive entre muchas dudas, en el descubrimiento de que soy muy poca cosa y que doy muy poco al Señor y a los demás, a pesar de que yo he recibido desde siempre todo y lo tengo más cerca que lo que alcanza mi mano.

Dios es hoy, sea cual sea la situación que estés viviendo. Reces más, reces menos, cuando eres un desastre y cuando lo eres menos, cuando das la vida a los demás y cuando te la guardas para ti. Dios está siempre ahí queriéndote infinitamente seas como seas y sólo puedo decir desde mi experiencia que en la medida que yo dejo que la vida la lleve Dios, es cuando recibo paz, aunque las circunstancias y los acontecimientos de la vida lleven de la mano un sufrimiento.

Y aquí reside en quid de la cuestión. La cruz de la incertidumbre, del no tener, de los miedos, de todos los defectos y pecados que se puedan tener, la cruz de las dudas… todas las cruces que se te puedan ocurrir las ha cogido Dios y se las ha llevado por ti como un regalo, porque sí, ¡gratis! , porque te quiere y ya está. Y encima además de quererte, te acompaña y carga con lo tuyo en cada cosa y cada día. Ningún humano puede pedir más que eso, sólo acoger este hecho en el corazón y si quiere ser el mayor privilegiado de este mundo, querer experimentarlo.

A mí el Señor me lo ha puesto facilísimo con la familia y la Comunidad que me enseña todo lo que hoy sé, y me da las claves para seguirlo, repitiéndome día a día siempre el mismo mensaje ´´¡Dios te quiere, Dios te quiere!´´ aunque no sepa tantas veces valorarlo o creérmelo. El gran truco es perseverar en los sacramentos aunque te encuentres débil.

Muchas gracias por invitarme a hablar y sobre todo doy las gracias a Dios por acogerme desde antes de nacer en la iglesia y regalarme a esta madre que desde mi nacimiento me ha cogido en sus brazos.

Elena

 

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC