Descubrimos en Portaluz el testimonio de Macarena, una joven Argentina que ha sufrido una posesión diabólica que ahora puede contar.

Con 21 año comenzó a salir con un chico que consumía drogas que acabó metiéndola a ella en ese mundo. Su madre consiguió que entrara en un centro de rehabilitación. Con 28 años, recuperada, volvió a contactar con él y recayó en el abismo.

Le apareció como una alergia por todo el cuerpo que los médicos no conseguían saber a qué se debía. Fue ingresada en dos ocasiones, pero estaba peor, incluso el carácter le había cambiado. El sacerdote que le administró la Unción de Enfermos le recomendó a otro que era exorcista y comenzó un período de liberación que duró casi dos años. Sufrió mucho, andaba a cuatro patas, recibía muchos ataques… En la celebración de una Misa en la que salía en procesión la Virgen de San Nicolás, cayó al suelo y en la Consagración quedó libre por completo.

Hoy agradece lo que ha vivido «porque todas las pruebas que Dios nos pone son para darnos muchas gracias espirituales», afirma y al finalizar alienta a cuidar el bienestar del alma «dejándose inundar por la oración, la vida sacramental, la obediencia a la Iglesia y jamás perder la esperanza, ni la fe en Dios».

Puedes leer este testimonio completo en Portaluz

Artículo anteriorLa Virgen de Fátima contra el volcán
Artículo siguienteEl desprendimiento tiene premio | Diosidencias | HAM