Una viuda pobre echó dos monedillas.

Llamando a sus discípulos, le dijo: En verdad esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie, porque los  demás han echado de lo que les sobra pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.

Artículo anterior¿La generación del olvido?
Artículo siguienteJordi Sabaté entrevista con sus ojos al deportista Llovera discapacitado por un accidente