María Eugenia perdió a su hijo Iñaki en un accidente provocado por una persona que triplicaba la tasa de alcoholemia permitida. Se convirtió en 2012. La fe, dice, es una herramienta vital e insustituible.

Mater Mundi nos ofrece su testimonio.

Artículo anteriorEstudié en un cole como Montealto
Artículo siguiente¡Santidad siempre joven!