El Convento de la Encarnación de las hermanas Clarisas de Valdemoro acogió el pasado sábado 30 de octubre la profesión temporal de Sor Inmaculada María del Espíritu Santo, una joven de 27 años.

La Diócesis de Getafe destaca la palabras del Obispo en la homilía, que ha dicho que “Dios recompensa no solo a la joven que dice sí a la vocación: también a sus padres, que aceptan esta vocación y renuncian a los planes que tenían sobre su hija” subrayó.

Sor Inmaculada María ha dado su sí al Señor después de madurar la llamada que recibió en una peregrinación con el grupo de la Hospitalidad del Lourdes en Toledo. En 2015, a través de una amiga, conoció la vida contemplativa y le llamó la atención “la alegría que se veía en las monjas” y dos años después, en 2017, decidió que quería entrar en el convento.

“El Señor me fue enamorando poco a poco” destaca.

Puedes leer este testimonio completo en Diócesis de Getafe

Artículo anteriorCongreso de feminidad
Artículo siguienteEstudié en un cole como Montealto