sábado, diciembre 4, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOSNormalidad y Naturalidad

Normalidad y Naturalidad

Hay tantos caminos a la Santidad como personas en el mundo.” Cuando pienso en esta frase tengo la seguridad, caigo en cuenta, de que Dios nos llama a cada uno por nuestro nombre y que cuenta con nosotros por ser quienes somos; con nuestros defectos, virtudes, luchas, victorias y derrotas; para así, por medio de Su gracia tener al fin un encuentro personal con Él.

Cuando soy consciente de que Dios me ha creado única e irrepetible, que soy su hija y que me ama con locura, es cuando tengo la oportunidad de amarle yo también como hija suya.

Por lo tanto, ¿cómo vivo la Fe? Teniendo encuentros con el Señor, conociéndolo, tratarlo en la oración y en los sacramentos. Viviendo un plan de vida en el cual empleando mi libertad y voluntad decido, porque me da la gana, porque quiero; buscar, encontrar, amar y dejarme amar por el Señor en pequeños encuentros como lo son un rato de oración, la misa, el rosario, la confesión, la lectura del evangelio, entre otros. Recordando que no es “hacer” mucho, sino “amar” mucho, viendo en estos encuentros posibilidades y oportunidades para crecer en amor con Él.

En una frase podría decir: viviendo mi jornada del día con presencia de Dios.

Tanto en mi plan de vida, como en la relación con los demás, en mi trabajo, en mi estudio, en mi entretenimiento, con mis amigos, con mi familia, en la fiesta, en los voluntariados. Tener un continuo diálogo interno con el Señor, luchando por tener esta presencia de Él en todo momento sabiendo que estoy delante de Él siempre. ¿Qué haría Jesús aquí? ¿Qué le diría Jesús a esta persona? ¿Cómo le miraría Jesús a esta otra? Poco a poco ir teniendo los mismos sentimientos que Él, luchando por parecerme más a Él; aunque es verdad que cuesta por nuestra debilidad humana.

Y, ¿cuándo hay dificultades? Porque las hay… Miro a la Cruz, esa en dónde Jesús se entregó por ti y por mi; y le doy sentido a lo que hago, a lo que me cuesta, a las contrariedades y dificultades de mi día. Y miro también a María Santísima quien me ayuda a encontrar a su hijo en lo que hago.

Al encontrar sentido a lo que hacemos, logramos tener una visión sobrenatural de nuestra vida sin quedarnos en un sentido plano o terrenal, elevando toda acción, pensamiento, decisión a Dios y con Dios.

Estoy en la lucha de la Santidad, con victorias, y derrotas; alegrías, y caídas, pero luchando. Con naturalidad y normalidad, encausando y dirigiendo todo lo que conlleva mi vida hacia el Señor; viviendo con sencillez la unidad de vida.

Jimena Moreno

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC