Marion Redes es polaca y desde hace 52 años vive en Málaga. Catedrática de Historia, cuando se jubiló comenzó a estudiar Teología. Camino Católico se ha hecho eco de su testimonio.

Aprendió a rezar con su abuela que, entre otras cosas le descubrió la inmensa bondad del Creador a diario en la Santa Misa. Para ella es fundamental la oración: «Unas veces para agradecer a Dios toda su grandeza, […]; otras para pedir la ayuda divina para personas queridas […] enfermas, […] alejadas del Señor. La oración me conforta y me da ánimos para transmitir fe y esperanza a los que me rodean».

«Él no nos abandona y sabe lo que nos conviene. La oración es un bálsamo para el ánimo y para la salud mental. Al rezar, liberas angustias, descargas tus problemas, compartes tus inquietudes y te invade la paz y la confianza en Aquél que se sacrificó por ti».

Puedes leer este testimonio completo en Camino Católico

Artículo anteriorLa Iglesia quiere escuchar a todos los cristianos
Artículo siguienteIndulgencias, un tesoro y una gracia de la Santa Madre Iglesia