El obispo de Tyler (Texas) ha calificado  de histórico el discurso que Jim Caviezel dio en el Double Down 2021 Por Dios y por la Patria celebrado en las Vegas.

La  primera parte de su discurso, narra Religión en Libertad, se centró en su experiencia de La Pasión, y en más de una ocasión se le quebró la voz: «Cuando estás en la Cruz durante cinco semanas, hora tras hora, piensas mucho. Y cuando estaba ahí pensé en todos los giros de la Providencia que me llevaron hasta la Cruz.

Cuando Mel Gibson le llamó personalmente para ser Jesús en La Pasión «le dije a un amigo que yo no creía ser el tipo adecuado para interpretar a Jesús». «Me miró y me dijo: ¿Sabes, Jim? Dios no siempre elige al mejor. Pero te escogió a ti, así que ¿qué demonios vas a hacer?».

El rodaje fue durísimo físicamente. La Cruz pesaba 90 Kg y le dislocó un brazo. «Mis músculos se rasgaron y mi hombro se separó. Caí de rodillas, solté la cruz y hundí el rostro en la arena». Es un lesión que recoge la Sábana Santa, y que de esta forma él vivió como la había vivido también Nuestro Señor: “Ahora sé lo que sintió”. Un hematoma que iba a más cada hora que pasaba, y que asumió como «una penitencia«, aunque «no sabía que el sufrimiento solo estaba empezando».

Emocionado, Caviezel hizo un repaso a los numerosos males físicos que padeció a consecuencia del rodaje: una neumonía, una infección pulmonar, el impacto de un rayo que con el tiempo, después de la producción, obligaría a una doble cirugía a corazón abierto.

Le temblaba la voz al reflexionar: «El dolor es a veces una bendición que puede centrarnos, encaminarnos. Todo ello me llevó a los brazos de mi Dios, porque no tenía otro sitio donde ir. Entonces conseguí la interpretación que yo era incapaz de crear. La gente me pregunta cómo fue interpretar ese papel. Lo diré en dos palabras: un fuego inextinguible. No hubo tranquilidad ni paz. Mi oración constante a Dios era que la gente no me viera a mí, sino que viera solo al Hijo del Hombre, a Jesús«.

Te recomiendo que leas el discurso completo en Religión en Libertad

Artículo anteriorEl Papa Francisco visitará España
Artículo siguiente¿Santos en pijama?