El parlamento de Australia Occidental ha aprobado la semana pasada el proyecto de ley por el que se eliminan las protecciones de la ley civil a la confidencialidad del sello o secreto de confesión, y se obliga a los sacerdotes a denunciar abusos sexuales a menores, incluso si se manifiestan bajo el sello de la confesión.

Omnes, que ha recogido esta noticia, relata que en una carta escrita por el el arzobispo de Perth, Timothy Costelloe, explica que a su juicio, “esta decisión del parlamento estatal no solo criminaliza potencialmente la fidelidad a una dimensión esencial de la práctica de nuestra fe católica por parte de nuestros sacerdotes, sino que tampoco conlleva ninguna garantía de que ningún niño estará mejor protegido del abuso debido a esta decisión”.

Al arzobispo le preocupa “igualmente que parezca que se ha prestado poca o ninguna atención al testimonio de las [víctimas] sobrevivientes de abuso sexual, que han hablado de la importancia de la confidencialidad del confesionario para brindarles un lugar seguro en el que compartir sus historias y buscar información. apoyo y asesoramiento.

La decisión, además ha sido tomada en contra de lo dicho por el Comité Legislativo recomendó que las divulgaciones hechas en el contexto de una confesión religiosa no deberían estar sujetas a las nuevas leyes de informes obligatorios”.

Puedes leer más información sobre esta noticia en Omnes

Artículo anteriorEsther dejó a su novio cuando sintió su vocación. Hoy es novicia
Artículo siguiente¿Es posible?