En virtud de un decreto aprobado el 27 de octubre por el Cardenal Mauro Piacenza, penitenciario mayor, se “confirma y extiende para todo el mes de noviembre de 2021 todos los beneficios espirituales ya concedidos el 22 de octubre de 2020 que se promulgo otro debido a la pandemia de Covid-19 en el que se prorrogaban las Indulgencias Plenarias para los fieles difuntos para todo el mes de noviembre de 2020”.

Así, como publica Aciprensa, la Santa Sede mantiene para este año que “la indulgencia plenaria para los que visiten un cementerio y recen por los difuntos, aunque sólo sea mentalmente, establecida por norma general únicamente en días concretos del 1 al 8 de noviembre, pueda ser transferida a cualquier otro día del mismo mes hasta que se acabe. Esos días, elegidos libremente por los fieles, también pueden ser independientes entre sí”.

También para los que visiten piadosamente una iglesia u oratorio y reciten allí el Padre Nuestro y el Credo, puede ser transferida no sólo al domingo anterior o posterior o al día de la solemnidad de Todos los Santos, sino también a otro día del mes de noviembre, libremente elegido por cada uno de los fieles”.

“los ancianos, los enfermos y todos aquellos que por motivos graves no puedan salir de casa pueden obtener la indulgencia plenaria siempre que se unan espiritualmente a todos los demás fieles”.

Puedes leer en Aciprensa las condiciones necesarias para obtener estas indulgencias

Artículo anteriorEl Papa Francisco recibe a Joe Biden
Artículo siguiente«El Astro Nocturno». María Gudín