Anticlerical, proaborto, manipuladora, materialista. Estas palabras las utiliza Violeta Ferrera para poner en contexto su valiente y generoso testimonio de conversión.

Mater Mundi nos ofrece su testimonio

Artículo anteriorUna familia misionera en Suecia
Artículo siguienteEl Papa Francisco recibe a Joe Biden