La Hna. Guadalupe Rodrigo pertenece a las Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará (SSVM), familia religiosa del Verbo Encarnado, una congregación misionera a la que se unió en Argentina, su país de origen. Su frágil salud no resta entusiasmo a su vocación, especialmente en defensa de los cristianos perseguidos, a la que ha entregado la mayor parte de su vida.

A pesar de la formación recibida y de su preparación, la toma de contacto en países del Medio Oriente le impactó y le hizo tomar plena conciencia del sufrimiento de los cristianos, «solamente por el hecho de llamarse cristianos».

Mater Mundi nos ofrece su testimonio.

Artículo anteriorAna de León: Ser influencer es ayudar a crecer a las personas
Artículo siguienteEl Obrador del Convento de San Antonio, panadería artesana del año en España