¡Ahora más que nunca, contamos contigo!

Mi hermano Ricardo está mal. Lleva tres  semanas ingresado y está siendo muy duro. El sufrimiento físico es muy fuerte y la incertidumbre no nos deja. Está con una infección intestinal muy compleja y le están haciendo pruebas para descartar que no esté con rechazo de trasplante.

Después de un trasplante de médula, la vida es literal como una carrera de obstáculos, pese a todo, la meta siempre ha sido la misma y la confianza en Dios está siempre en el corazón de Ricardo.

Jesús está cerca del que sufre, del enfermo y del pobre, es un misterio , pero así es. Él escoge ir, estar y quedarse con el más vulnerable hasta el punto de que podamos decir que ellos son Cristo.

Acércate al que es el Amor uniéndote a la oración por los enfermos y en especial,  os vuelvo a pedir que tengáis presente a mi Ricardo. Se qué vais a rezar por su curación 🙏🏼. Gracias por todo, siempre.

Miriam Pareja Álvarez.

Artículo anterior«El túnel de Hitler». Jorge Casesmeiro Roger
Artículo siguienteQuerid@s hij@s: Cinco más en la familia.