¡Gracias, Madre, por todo lo que nos has dado!

Gracias, Madre, por venir a visitarnos, desde Éfeso para recorrer toda España, Tierra de María y llenarnos de Esperanza.

Artículo anteriorEl propósito que me hizo Dios
Artículo siguienteBartimeo, el ciego que nos enseñó a rezar [podcast]