José María Aícua, párroco de San Francisco Javier y Cristo Rey de Pamplona, falleció de un infarto, el pasado 21 de octubre, durante la celebración de un funeral, ha informado la Diócesis de Navarra.

El sacerdote, de 61 años, estaba celebrando un funeral y tras entonar el Aleluya cayó desplomado sobre el altar. Varios médicos que se encontraban en la iglesia en ese momento, intentaron reanimarle sin éxito.

El Arzobispo don Francisco Pérez, en una nota comunicaba el fallecimiento y explicaba que “por más que los médicos han intentado reanimarle y ayudarle en todo, no ha sido posible”. “Encomendamos su alma y nos confortamos en el Señor de la Vida. Rogamos por su familia en estos momentos de dolor. Descanse en la paz del padre Dios que tanto proclamó el padre José María Aícua”.

La noticia de su fallecimiento repentino ha causado una gran conmoción entre los fieles y el clero de la Iglesia de Navarra que le tenían un gran afecto. ¡Descanse en paz!

Puedes leer esta noticia completa en Diócesis de Navarra

Artículo anteriorPepe Rodríguez se encarga del pregón del Domund2021 con un discurso precioso
Artículo siguiente¿Quieres ser streamer? Escucha a Ibai