Raquel Espejo es presentadora de un programa de televisión en un canal local malagueño. En una entrevista a Diócesis de Málaga, recogido por Camino Católico, ha explicado: «Aprendí a rezar con mis padres y con mis abuelos, como casi todos los niños, las oraciones infantiles como el Ángel de la Guarda, el Jesusito de mi vida…

«Ya no sé vivir sin orar. No lo concibo. La oración en mí es fundamental desde que me levanto hasta que me acuesto. Es un bálsamo a veces, una petición otras, un agradecimiento siempre…»

En relación a su forma favorita de dirigirse a Dios y a su Madre, Espejo reconoce rezar de muchas maneras: «A veces son las oraciones tal cual y otras veces son conversaciones puras, cosas que me han pasado, he visto o he sentido, como si hablara con mis padres, desde problemas a cosas que me han maravillado y creo ver su mano. Casi siempre intento no pedir, dar gracias siempre…»  Pide «ser un medio en sus manos».

«Mi fe es mi ancla, puedo navegar con tormenta o sin ella, pero sé que nunca estoy sola».

Puedes leer este testimonio completo en Camino Católico

Artículo anterior¿Por qué casarse por la Iglesia?
Artículo siguienteConducir