Una vida que dejó huellas en todos cuanto lo conocieron. Un hombre que supo vivir a plenitud la vocación a la que fue llamado, incluso hasta la cruz de la enfermedad. Un formador que supo trasmitir la grandeza del sacerdocio… siempre alegre, siempre fiel.

Documental sobre la vida de Don Juan Antonio Gil Tamayo, que nace de la iniciativa de un grupo de seminaristas del Seminario Internacional Bidasoa que quisieron recoger testimonios de primera mano, de aquellos que pudieron conocerlo.

Artículo anteriorAuténticos
Artículo siguiente¿Tú sabes lo que es darte cuenta de que el mismo Jesús se chifla por ti?