Buenas a todos!! Soy Miguel, tengo 18 años, estudio Derecho y Ade en Oviedo, y es la primera vez que publico algo de lo que escribo.

El otro día escuchaba en el evangelio una frasaca de Jesús donde nos decía a ti y a mí: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré”.

Tras esta frase, me vinieron mazo ideas a la cabeza, y me gustaría compartir alguna de ellas.

“Señor, tanto nos das y qué poco confiamos en ti”.

Cada día para ir a la uni me subo en un bus, y claro, todo el mundo y sin pensarlo se fía
completamente de que el conductor es capaz de conducir el bus (entiendo que la peña ni se lo plantea) por ello, toda la gente del bus se sienta tan tranquilo en su asiento hasta su destino.

Entonces pensaba yo: “Si me fio de un conductor para ir desde mi casa hasta la uni, ¿Por qué me cuesta fiarme de Ti en ocasiones y no dejo que conduzcas mi vida? “

Tú, Señor, eres PADRE!; Ahora a Ti te pregunto: ¿Alguna vez tú has visto (en circunstancias normales, claro) un padre que si su hijo le dice que tiene hambre, sueño, o está malo, el padre pase de su hijo? Yo la verdad que no.

Puesss, ¡queridos lectores!, Dios, se porta igual con sus hijos, o sea nosotros. Ante los agobios, las tempestades de la vida, el cansancio de chapar día tras día, las cosas que nos entristecen, etc etc etc… El señor está ahí para abrazarnos, y decirnos: «¡Hijo!, ¿por qué temes? ¿No sabes que estoy siempre a tu lado y te quiero?”

Aprendamos cada día, a abandonarnos en el señor, y hacerle partícipe de todo lo que vivimos, ya sea bueno o malo. Si logramos aprender a vivir con el señor y que él esté en cada sitio que estemos con nosotros: viviremos más alegres, más felices, en gracia; y si algo no va como nos mola, miramos a la cruz, y le decimos al señor: Tú eres mi roca firme, junto a Ti, nada se tambaleará.

Un saludo!

Goñi 🤙🏻

Artículo anterior«No sé vivir sin orar». Raquel Espejo, presentadora de televisión
Artículo siguienteAuténticos