De manera repentina falleció hace unos días, en su domicilio de Mañón, el sacerdote diocesano Javier Rodríguez Couce, de cincuenta años de edad, informa la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol.

D. Javier era un sacerdote muy querido por sus feligreses que atendía 35 parroquias y y dos residencias de ancianos en la provincia de Lugo.

El funeral estuvo presidido por el obispo diocesano, monseñor Fernando García Cadiñanos. Descanse en paz.

Puedes leer esta noticia completa en la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol

Artículo anteriorMuy bien dicho, Tamara
Artículo siguiente¿Qué tal una ITV para tu matrimonio?