El aclamado actor de Hollywood Sylvester Stallone nació en Italia en el seno de una familia católica, pero con el paso de los años fue abandonando su fe. Sin embargo a raíz de la enfermedad del corazón de su hija Sophia, vivió un proceso de conversión.

Tras dos uniones que se rompieron poco tiempo después de haber sido contraídas, su matrimonio con Jennifer Flavin -la madre de Sophia y actual esposa de Stallone- supuso en él un cambio vital, viviendo de forma diferente la enfermedad de Sophia: «Me di cuenta de que realmente se necesita un poco de ayuda aquí. Comencé a poner todo en manos de Dios, Su omnipotencia, Su perdón».

Así comenzó a pedirle luz a Cristo: «Pensé que si me pongo en las manos de Jesús y pido comprensión y orientación, básicamente me estoy quitando el yugo de encima y usando Su inteligencia y sabiduría para tomar las decisiones correctas».

Puedes leer esta noticia completa, que además explica la repercusión que tuvo en sus películas su Fe, en Cope
Artículo anteriorDios sigue haciendo milagros
Artículo siguienteEl joven Karol