Ayer, los británicos recibían la terrible noticia del asesinato de uno de sus políticos más veteranos del Parlamento, muy querido por su generosidad, David Amess. En 2015 fue nombrado Caballero por su servicio a la sociedad y a la política.

En las últimas décadas destacó por su postura «provida» en los debates sobre la legislación del aborto de 1997. Era católico y deja viuda y cinco hijos.

El Cardenal y Arzobispo de Westminster Vincent Nichols ha manifestado en su cuenta de Twitter que «David llevó a cabo su vocación de católico en la vida pública con generosidad e integridad. Sirvió en el Parlamento durante cuatro décadas y fue respetado por todos los partidos políticos de la Cámara. Su muerte prematura es una gran pérdida».

 

Artículo anteriorSi es De Dios va a salir, tranquilo | Diosidencias | HAM
Artículo siguienteDios sigue haciendo milagros