El Pater José María, perteneciente al arzobispado castrense, ha publicado en su cuenta de twitter, una reflexión dirigida a todos los sacerdotes, partiendo de una anécdota que le ha ocurrido hace unos días:

«Una pequeña perla para esta tarde: al ir a recoger la dulleta a la tintorería, la señora me ha pedido que le bendiga el local. ¡Qué grande es ser sacerdote!, ¡cuánto bien podemos hacer!»

Artículo anteriorDios te habla en la dirección espiritual
Artículo siguiente¿Me dejo sorprender por Dios o me cierro en mis seguridades?