El Santo Padre Francisco ha autorizado la beatificación del Papa Juan Pablo I. El Sumo Pontífice ha pedido al Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos promulgar los Decretos relativos al milagro atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Juan Pablo I (Albino Luciani).

Se trata de la curación de una niña de once años en Buenos Aires el 23 de julio de 2011, que padecía «encefalopatía inflamatoria aguda severa, enfermedad epiléptica refractaria maligna, shock séptico» y que para entonces estaba al final de su vida.

Albino Luciani fue Papa durante sólo 34 días, uno de los pontificados más cortos de la historia. Lo encontró sin vida la monja que le llevaba el café a su habitación cada mañana. En pocas semanas de pontificado, había entrado en el corazón de millones de personas, por su sencillez, su humildad, sus palabras en defensa de los últimos y por su sonrisa evangélica.

Puedes ampliar esta noticia en Vatican News

Artículo anteriorUn hombre roba un cáliz, después se arrepiente y lo devuelve
Artículo siguiente¡Qué hubiera sido de mí!