Estimados lectores y amigos, ¿Cómo estáis?, seguro que hoy que estaréis leyendo este artículo que corresponde al martes 12 de octubre, para los españoles fiesta nacional, para nuestros lectores latinos, hoy es el día de la fiesta nacional española. Os deseo a todos un buen día festivo.

Todos hemos pasado buenos ratos en más de una ocasión escuchando música de autores cristianos para Dios, las hay de todo tipo y para todos los gustos, más lentas, más rápidas, más rítmicas, en fin a elección de cada uno. Estaba “investigando” un poco a ver que encontraba, tenía en mi cabeza unos versos de una canción que escuchaba en mi parroquia de mi ciudad (desde aquí os mando un beso a todos) y quería escucharla. La voz de la mujer no era la de mis compañeros en el coro, no digo que lo hiciese mal, simplemente no significaba lo mismo. Pero en ese momento, le encontré el sentido al verso. Había uno que decía: “decidles que hay esperanza que todo tiene un sentido, que Jesucristo está vivo, decidles que existe Dios.”

Y es que realmente es así, san Pablo decía que si Cristo no había resucitado, la Fe que tenemos es vana. Junto con el amor, la Esperanza es otro de los pilares de nuestra Fe. La Esperanza es base de todo: de la resurrección, de la vida eterna, de la existencia de Dios mismo. En ocasiones cuando estamos pasando alguna tribulación (me pongo de primer ejemplo, ya os comenté que no estaba pasando por mi mejor momento en lo que a Fe respecta) todo nos parece que se nos viene encima. A perro flaco todo le son pulgas, dice el refranero español, y que cierto es.

La casa se hace grande, el techo se nos cae, nos crecen los enanos. Todo parece que viene mal e incluso hasta llegamos a cuestionar a Jesús. Fijaos hasta donde llega nuestra pequeñez y nuestra debilidad. Como niños pequeños que no saben que hacer sin sus mayores. Y realmente es bonito, saber que dependemos tanto de Dios, para respirar, para existir, para todo, cada uno con su problema mas pequeño depende de Dios. La flaqueza del hombre no tiene límites.

Pero más allá de eso, más allá de la tribulación, del problema, del miedo; aunque no podamos en ocasiones sentirlo, ahí está Dios. Un Dios paciente, un Dios soberano, un Dios amoroso, y sobre todo un Dios bueno. Por eso la canción tenía tanta razón; “decidles que existe Dios”. Y ahí está, paciente, esperando, amando y siempre dispuesto a escuchar. Solo que a veces nuestra ceguera espiritual no nos deja comprenderlo. Pues queridos amigos, que todos podamos entender que Jesús está por encima de todo, que por grande que sea el problema, grande que sea la desesperación, grande que sea el pecado y el dolor, Él puede mucho; ¡Pero que mucho más!. Confiemos y Esperanza.

Carlos García Moreno

Artículo anteriorBrenda y Mariana: «Un corazón que arde»
Artículo siguienteEl verdadero descanso