Un rascacielos en llamas en Milán y solo un crucifijo se salva de la destrucción total ha sido una noticia que ha dejado impactados no solo a creyentes, sino también a un ateo, publica Portaluz.

El médico Lorenzo Spaggiari, que vive en el rascacielos que ardió en Milán en el mes de septiembre comentó: «Soy un laico, todo está destruido y sólo se salva el crucifijo … Si fuera creyente, sentiría que estoy ante un milagro. Sin embargo, durante treinta años he operado a personas que padecían cáncer: los contornos de mi idea de la fe se han ido difuminando. Así que sólo puedo describir lo que vi como algo increíble”.

«En doscientos metros cuadrados no sobresale ni un alfiler, y vi cómo se quemaba mi casa en la televisión en directo. El único objeto que ha salido de entre los escombros, en perfecto estado es esa pequeña cruz de oro que estaba dentro de una caja fuerte que quedó totalmente licuada. No se puede negar, mi familia está sacudida.»

Puedes leer esta increíble noticia completa en Portaluz

Artículo anteriorEl camello 🐫 y la aguja 🧷
Artículo siguienteEl ruido del mundo no nos deja escuchar a Dios