Hoy os traemos un testimonio sencillo y valiente. El de una conversión que no nos habla de impactantes experiencias, sino de la sucesión de pequeños acontecimientos y mensajes clave escondidos en el día a día. Y en Internet.

Artículo anterior¡Felicidades a las 108 madres que han salvado la vida de su bebé!
Artículo siguienteHomilía del Evangelio del XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario [podcast]