El profesor de Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, y del Máster Oficial de Bioética de la Universidad Rey Juan Carlos, Jesús Poveda, año tras año acaba en el calabozo por defender la vida en las puertas de «establecimientos» abortistas.

El informativo digital El Debate le ha hecho una entrevista que no tiene desperdicio.

Los comienzos de las sentadas delante de Dator fue tremendo: «Fue justamente en el año 88; me llamó una vecina de la calle Hermano Gárate quejándose de que en los bancos próximos a su portal había a veces sangre. Y era de mujeres que salían de la Dator. En la Dator, como todo el mundo sabe, no hay hospitalización; se practican los abortos y se manda a la mujer que ha abortado a la calle. Y, en algunos casos, esas mujeres tienen que parar, sentarse… y de ahí los restos de sangre. Así que fuimos para allá, y con los vecinos montamos una primera sentada en la puerta de la Dator.»

Pero no sólo hacen sentadas una vez al año, el 28 de diciembre, además hacen rescates todos los días del año: ««Sentada» es, como su propio nombre indica, que vas y te sientas. Eso ahora sólo lo hago una vez al año, que es el 28 de diciembre. «Rescate» es lo que hacemos habitualmente. A mí me gusta mucho la asistencia; de hecho, digo que hacemos asistencia, que hay que hacer al año 364 días de asistencia, pero un día resistencia. Y esa resistencia es cuando te sientas a las puertas de un centro abortista, para poner de manifiesto que lo que está pasando ahí es un auténtico genocidio».

«He estado más de veinte veces en el calabozo. Yo soy médico, sé que la vida empieza en el mismo momento de la concepción. Y libremente me siento, y libremente estoy en un calabozo cuando hay que estar en un calabozo.

La entrevista es mucho más extensa y te recomiendo que la leas completa en El Debate. Sirva de aperitivo esta pequeña muestra de lo que hace y por qué lo hace.

Artículo anteriorSalve Reina, Madre del Rosario
Artículo siguienteCarta de José Mari Soler ante la cruz de la enfermedad