«La verdad, es que no hice nada. Fue Dios quien me hizo jugar así, me dio ese don», explica Messi, uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos.

Y qué razón tiene, porque no tenemos nada que no nos haya dado Dios

 

Artículo anteriorEntrégale tu miseria para que pueda darte su misericordia | Diosidencias | HAM
Artículo siguienteSalve Reina, Madre del Rosario