El obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, SJ  pronunció la lección inaugural del curso «Las causas de los santos» en la Universidad de San Dámaso, que abrió con el «llamados a ser santos» que san Pablo expresó a los corintios. Continuó afirmando que los cristianos ya somos santos porque «el Dios tres veces santo» se ha acercado al hombre en Jesucristo «y nos ha dado parte en su vida a través del Espíritu Santo».

También lo somos por la participación en los sacramentos; santos por «pura gracia» de Dios, santos «porque sin mérito alguno de nuestra parte […] Dios nos da parte en su amor eterno». Si esto no se tiene en cuenta, se caerá en un concepto de santidad equivalente «a ser bueno».

El Concilio Vaticano II proclamó la llamada universal a la santidad poniendo el acento en el camino que ha de recorrer todo bautizado: «Encauzar rectamente sus afectos, sus deseos, para que el uso de las cosas de este mundo y apego a las riquezas no les impidan […] buscar el amor perfecto». En definitiva, resumió el obispo auxiliar, «ordenar la vida» hacia ese amor.

El mismo concilio nos dice que a través de los santos «Dios nos habla»; ellos son «medios de revelación de Dios». «Cada santo es una misión», dice el Papa Francisco en Gaudete et exsultate, que, aseguró el prelado, «prolonga» la misión de Cristo «con acentos especiales».

Te recomiendo que leas completo este discurso en Archidiócesis de Madrid porque es precioso.

Artículo anterior«Animo a todos en este mes de octubre a rezar el Rosario»
Artículo siguienteVivo para Él. Teresa Cantero.