A la princesa Charlene de Mónaco, mujer del príncipe Alberto, lleva un tiempo en Suráfrica, su país natal, según cuenta la revista Hola. No se sabe bien la causa de su ausencia, todo apunta a problemas de salud. En una imagen vista recientemente, se la ve leyendo un libro que parece ser una Biblia y con un Rosario colgado al cuello.

Nació en el protestantismo, pero para casarse con el heredero del principado de Mónaco, por tradición, tuvo que convertirse al catolicismo. Sin embargo, con el paso de los años, la Princesa ha verbalizado que encontró en ello su fortaleza. «El catolicismo es la religión del Estado pero para mí representa mucho más. Los valores de esta religión me han llegado profundamente y se corresponden perfectamente con mi espíritu».

Si quieres leer esta noticia completa puedes hacerlo en Hola

Artículo anterior¡Madre TRES VECES Admirable!
Artículo siguienteYa sabemos las fechas de la JMJ Lisboa 2023