Ucrania es un país maravilloso, que, por desgracia, cuenta con unas bolsas de pobreza muy importantes. Por una parte, muchas familias y niños viven en situación de pobreza y vulnerabilidad, ya que los padres tienen trabajos precarios o no tienen ninguno. En la red de centros de Cáritas Ucrania los menores encuentran un entorno seguro para estudiar, relacionarse y adquirir habilidades sociales y refuerzo educativo.

Desde 2014 la zona está en conflicto armado, reclamando una anexión a Rusia de forma unilateral. Este conflicto ha causado ya la muerte de 14.000 personas, y dejado heridas de gravedad a 7 millones. En esta situación, Cáritas trabaja arreglando fuentes de agua, repartiendo kits básicos de higiene, sensibilizando e informando acerca de la COVID-19, y colaborando para que las personas mantengan sus hogares calientes en invierno.

Puedes conocer más la labor de esta entidad de la Iglesia en Ucrania en Cáritas

Artículo anteriorLa Virgen peregrina de Éfeso llega a Madrid
Artículo siguiente«Si Dios existe, ¿entonces por qué…?» D. Nicolás Álvarez de las Asturias